miércoles, 31 de julio de 2019

El genocidio sudafricano: ¡un granjero blanco, una bala!, por Jean-Pierre Lenoir


En Sudáfrica sólo queda una minoría del 8% de población blanca, descendiente de holandeses, ingleses y franceses, pero sigue siendo el motor de la economía del país sudafricano. Sin embargo, los diversos gobiernos desde el fin del Apartheid han puesto en marcha proyectos de expropiación de sus tierras, lo cual, unido a la complicidad de unos políticos y mandos policiales corruptos, ha originado una ola de ataques a las granjas Boers, con asesinatos, violaciones y expulsiones. La minoría de origen europeo en Sudáfrica se encuentra en grave peligro ante la indiferencia internacional. Sólo Australia ha ofrecido tierras para el asentamiento de estos colonos que huyen de su país ancestral. Y Europa, ¿qué hace ante este auténtico genocidio?: como el color de la piel de las víctimas es blanco, mirar hacia otro lado. Leer artículo ⇰