sábado, 27 de julio de 2019

Especial. El feminismo de la diferencia: ¿existe un feminismo conservador?


Hay tres tipos de feminismo: el que defiende a las mujeres y recuerda que los valores femeninos son igual de respetables que los masculinos (es el único legítimo y necesario); el que quiere aplastar a los hombres porque la Tierra debe ser liberada del varón y aquel otro que decreta que, después de todo, no hay ni hombres ni mujeres: el sexo no es nada, el “género” lo es todo. La mezcla de los tres feminismos lleva a numerosas contradicciones. Igual que es difícil defender a la vez la paridad y la no-mezcla de sexos, es contradictorio decir que los hombres son unos cerdos, las mujeres unos “hombres” como los demás y que lo masculino no es más que una ilusión.

Cómo no ser progresista… sin convertirse en reaccionaria. Las mujeres que hablan en este Especial huyen de la fraseología emancipadora del neofeminismo contemporáneo en el cual no se reconocen de ninguna forma. Sin embargo, emancipadas lo están, pero de los esquemas de pensamiento prefabricados. Es una corriente de pensamiento todavía informal, que constituye una disidencia nueva basada en un antiprogresismo desacomplejado.