lunes, 29 de julio de 2019

Retrato-robot del dictador que viene, por Laurent Sailly


Poco a poco, las libertades retroceden. La culpabilización reina en lo más alto para poner en la picota a quienes contradicen la biempensancia. La libertad de pensar o de opinión también es atacada. En lugar de contraargumentar, se pasa a la prohibición: “El racismo no es una opinión”; “Usted no debe tener pensamientos homófobos, sexistas, islamófobos…”. ¿No estamos ya en marcha hacia una dictadura? Leer artículo ⇰