lunes, 28 de octubre de 2019

El liberalismo y la moral, por Alain de Benoist (I)


El liberalismo se ocupa en “pacificar” política e ideológicamente la sociedad, la única manera de impedir el retorno de las guerras civiles ideológicas consiste en restablecer un Estado axiológicamente neutro, es decir, un Estado que anule toda referencia a los valores morales, religiosos o filosóficos. El Estado ya no debe pretender decidir entre los diferentes sistemas de valores entre los que los individuos eligen como referencia. Leer artículo