viernes, 11 de diciembre de 2020

Las dos vías de salida de la crisis después del COVID, por Pierre Le Vigan

 

“Todos los hombres buscan ser felices” decía Pascal (incluso aquellos que van a colgarse, añadía). Según Aristóteles, la felicidad es el objetivo de la vida humana. Para John Locke, “la más alta perfección de una naturaleza razonable reside en la búsqueda atenta y constante de la felicidad auténtica y firme”. La causa se entiende: la felicidad es deseable. Pero ¿cuál? Se olvidan las lecciones de los Antiguos. Hemos confundido la felicidad con el bienestar, y este con el confort y la abundancia de bienes de consumo. Hay que volver a poner, pues, la felicidad en el buen sentido. Leer artículo