domingo, 16 de mayo de 2021

En la cabeza de los tecnoprofetas, por Laurent Ottavi

 

Desde la búsqueda de un eldorado a la construcción de un ser humano “aumentado”, nueva versión del hombre nuevo tan buscado por los regímenes totalitarios, California es claramente la tierra prometida. La promesa de los gigantes de las nuevas tecnologías (“hacer del mundo un lugar mejor”) es la de una nueva salvación, un retorno al estado anterior a la caída. Estos nuevos mesianistas todopoderosos pretenden acabar con la mayor de las desigualdades que consiste en la de los seres humanos frente a la muerte, pero también frente a los límites de nuestro cuerpo. Son los profetas de una religión sin pecado, sin Dios ni dioses o, más bien, de una religión donde seríamos nuestros propios dioses puesto que nada escaparía a nuestro dominio. Leer artículo