lunes, 8 de noviembre de 2021

Después de la sospecha, el delirio. Por Alain de Benoist.

 

Bajo la influencia de lo políticamente correcto, el neofeminismo alucinado y el neorracialismo obnubilado por lo cutáneo, lo político se convierte ahora en psiquiátrico. Objetivo: acusar a lo "blanco" en nombre de la superioridad negra y a lo "hetero" en nombre de una  misandria asociada a la idea de que la distinción masculino-femenino ya no sirve para nada. Leer artículo