Black Lives Matter: Cómo los globalistas manipulan la cuestión racial, por Pierre-Antoine Plaquevent


Pierre-Antoine Plaquevent es autor y analista político. Su trabajo se centra en los campos del soft power y la infoguerra, así como en la filosofía política, la geopolítica y el estudio comparativo de religiones e ideologías. Es autor de Soros et la société ouverte, métapolitique du globalisme (2020).

Strategika publica el estudio más completo hasta la fecha sobre el tema, realizado por el especialista francófono acerca de Soros. Este estudio trata de los objetivos e ideología del movimiento y los de sus financiadores. El autor repasa toda la financiación de Black Lives Matter por parte de las mayores fundaciones de finanzas cosmopolitas y esboza su agenda política. También detalla las articulaciones entre el BLM, las redes de la extrema izquierda radical (lo que le da su capacidad de organización y estructuración política) y la oligarquía financiera globalista. Sitúa este movimiento en la perspectiva más amplia del análisis de los golpes de Estado que utilizan la sociedad civil para derrocar los regímenes políticos que se resisten al programa globalista. La cuestión aquí es la lucha a muerte por la hegemonía sobre Occidente entre dos orientaciones sociales antagónicas: el globalismo y la occidentalización. Una lucha cuyo resultado será decisivo para el futuro geopolítico de toda la humanidad.

Los origines de Black lives matter

Extracto: (...) Es realmente durante las protestas y disturbios de Ferguson en 2014 y 2015 que el movimiento tomará forma. Durante 2015, Black Lives Matter se convertirá oficialmente en un movimiento de derechos civiles para los afroamericanos. En ese momento había 23 secciones locales del movimiento Black Lives Matter en los Estados Unidos, el Canadá y Ghana. Desde entonces, el movimiento ha crecido hasta convertirse en una multitud de grupos y subgrupos "de base" vinculados a la organización matriz. Este tipo de estructuración es habitual en las organizaciones de este tipo que tienen un funcionamiento descentralizado pero que se mantienen en su epicentro por su ideología.

Objetivos e ideología de Black Lives Matter

Extracto: (...) Para este tipo de estructura, se trata de enmarcar estrictamente la acción y la palabra pública dentro de ellas en el sentido de la agenda de los financiadores de estas organizaciones comunitaristas. Organizaciones que nunca habrían alcanzado los medios de comunicación y la importancia política que tienen sin estos promotores. (...) No se trata aquí de impulsar una mejora objetiva de las condiciones de vida de las poblaciones afrodescendientes sino de utilizar la fuerza cinética social de las frustraciones acumuladas en el seno de una parte de estas poblaciones para utilizarlas como arma contra el gobierno de Trump y más ampliamente contra las clases medias americanas que llevaron a Donald Trump al poder.

Black Lives Matter y la extrema izquierda globalista

(...) Los currículums de los ejecutivos y fundadores del grupo también arrojan luz sobre el vínculo sustancial entre la extrema izquierda radical, los movimientos comunitarios y los movimientos financieros globalistas.

Cullors, Garza y Tométi trabajaron en movimientos afiliados a la Freedom Road Socialist Organization (Organización Socialista del Camino de la Libertad), una de las cuatro organizaciones de izquierda radical más grandes de los Estados Unidos.

(...) La FRSO llama abiertamente a sus miembros y partidarios a transformar los recientes disturbios y mítines en una revolución comunista americana contemporánea:

“¡Ahora es el momento de unirse a una organización revolucionaria! Únete a la Freedom Road Socialist Organization. Si has estado en las calles en las últimas semanas, es probable que hayas pensado en la diferencia entre el tipo de cambio que este sistema tiene que ofrecer y el tipo de cambio que este país necesita. El capitalismo es un sistema fallido que se nutre de la explotación, la desigualdad y la opresión. La administración reaccionaria y racista de Trump ha exacerbado la pandemia. La crisis económica que estamos experimentando es la peor desde la década de 1930. El capitalismo monopólico es un sistema moribundo y debemos ayudar a que termine. Y eso es exactamente lo que trabaja la organización socialista Freedom Road ...”.

De la lucha de clases a la lucha racial: La estrategia contemporánea del comunismo 2.0

(...) “La organización socialista Freedom Road, que ahora llama abiertamente a una revolución contra el capitalismo tras el asesinato de Floyd George, tiene otra palanca de acción: The Advancement Project, una asociación que se describe a sí misma como "una organización multirracial de derechos civiles de nueva generación". Su junta directiva incluye a un ex director de "sensibilización de comunidades" del Departamento de Educación de los Estados Unidos bajo Barack Obama y a un ex asistente del fiscal general para los derechos civiles bajo Bill Clinton. En 2013, el Proyecto de Avance de la FRSO recibió millones de las principales fundaciones americanas exentas de impuestos, incluyendo Ford (8,5 millones de dólares), Kellogg (3 millones de dólares), la Fundación Hewlett (2,5 millones de dólares), la Fundación Rockefeller (2,5 millones de dólares) y las Fundaciones Soros (8,6 millones de dólares)”.

(...) Volvamos aquí a la Alianza Negra para una Inmigración Justa, Black Alliance for Just Immigration (BAJI), fundada en 2006 y dirigida por otro nigeriano cofundador de BLM, Opal Tometi. Esta última asociación recibió una importante financiación de 100.000 dólares de las Fundaciones de la Sociedad Abierta de George Soros, como se revela en los documentos internos del OSF.

Revolucionarios profesionales asalariados del globalismo financiero

(...) El apoyo de George Soros se mostrará fundamental para la empresa Black Lives Matter. El Washington Times del 14 de enero de 2015 informó: “Hay un hombre solitario en el centro financiero del movimiento de protesta de Ferguson. (...) Es el multimillonario liberal George Soros, quien ha construido un imperio empresarial que domina Europa al otro lado del océano, mientras forja una máquina política alimentada por fundaciones sin fines de lucro que está teniendo un impacto en la política estadounidense, muy parecido a lo que hizo con MoveOn.org. Soros estimuló el movimiento de protesta de Ferguson financiando y movilizando grupos a través de los Estados Unidos durante años, según las entrevistas con los principales actores y los registros financieros revisados por el Washington Times”.

(...) En total, el Sr. Soros ha donado por lo menos 33 millones de dólares en un año para apoyar a los grupos establecidos que han alentado a los activistas de base y de base en Ferguson.

Black Lives Matter, una nueva tecnología política globalista

(...) En muchos sentidos, los acontecimientos en los Estados Unidos recuerdan la técnica de las revoluciones de colores. El símbolo del movimiento de Black Lives Matter, un puño cerrado, es el mismo que se encuentra en los movimientos supuestamente espontáneos que tomaron el liderazgo de la protesta en la mayoría de las revoluciones de colores del mundo. Recordemos que este símbolo fue primero el símbolo de Otpor. Otpor, que significa "resistencia" en serbio, es el nombre de la organización militante que desempeñó un papel decisivo en la caída del régimen de Slobodan Milosevic en 2000 y que sirvió de modelo para las operaciones de cambio de régimen de la sociedad civil en todo el mundo.

Black Lives Matter en Francia

(...) El colectivo de Adama Traoré intentará, por ejemplo, unirse a las manifestaciones de las gillets jaunes con el fin de comunitarizar e izquierdizar las demandas de los manifestantes. La portavoz del comité, Assa Traoré (la medio hermana del difunto) declaró en su momento: “Vamos a tomar el campo, no vamos a dar paso a todos estos fascistas y racistas... Todos estos fascistas y fachas chalecos amarillos que han estado haciendo comentarios racistas durante las últimas semanas y días. "(...) Assa Traoré fue asalariada del Opej hasta diciembre de 2019. Estuvo activa durante un año mientras estaba oficialmente de baja por enfermedad.

2020, un año geopolítico fundamental para la revolución globalista

El año 2020 es un año geopolítico fundamental. El globalismo político no puede permitirse una reelección de Donald Trump, lo cual lo alejaría aún más de la posibilidad de recuperar el control del poder geopolítico americano (...) Estamos siendo testigos de una lucha a muerte por la hegemonía sobre Occidente entre dos orientaciones sociales antagónicas. El resultado de esta lucha determinará el futuro geopolítico de toda la humanidad. Los globalistas saben que no pueden permitirse perder. ▪ Fuente: euro-synergies.hautetfort.com