Una Alianza Europea de pueblos y naciones para el Parlamento europeo, por Louis Hausalter


Reunidos en torno a Matteo Salvini, Marine Le Pen y otros líderes nacionalistas y populistas de derecha han alabado “el momento histórico” que vivimos para Europa. Pero, entre bambalinas, la constitución de un “supergrupo” en el Parlamento europeo sigue siendo ardua y laboriosa.    


Los líderes nacionalistas se reunieron el sábado 18 de mayo en la plaza del Duomo, delante de la majestuosa catedral de Milán. El affaire que acababa de afectar al FPÖ austríaco, y que ha obligado a la dimisión del vicecanciller, influye en la alianza que este partido tiene con el de Marine Le Pen en el Parlamento europeo. Según un dirigente del Rassemblement National (RN), el vídeo origen del escándalo es de hace dos años, pero le dan publicidad ahora… asunto de profesionales.

¿Significa esto que se quiere debilitar el pulso nacionalista que agita a Europa, a una semana del escrutinio del 26 de mayo? En el estrado de Milán, los once oradores invitados ponen sus últimas fuerzas en la batalla, desde Geert Wilders, jefe del PVV holandés, a George Meuthen, de la AfD alemana, pasando por Marine Le Pen. “Vivimos un momento histórico”, dice la responsable del RN, antes de que Matteo Salvini apele a “liberar el continente de la ocupación ilegal organizada desde Bruselas”. Detrás del escenario está Philippe Olivier, consejero de Marine Le Pen, que comenta triunfante cómo Emmanuel Macron busca aliados para tener peso en el Parlamento europeo, mientras que Le Pen ya los tiene.

Sí, pero… ¿con qué influencia? Esa es la pregunta, mientras que Salvini y Le Pen intentan desde hace semanas ensanchar su grupo “Europa de las naciones y las libertades” (ENL), en esta campaña es, sobre todo, el italiano el que se ha impuesto. Lanzó en abril su “Alianza europea de los pueblos y las naciones”, destinada a concretar esta especie de “internacional nacionalista” (si se nos permite tan “incorrecta” expresión). Por el momento, el agente reclutador Salvini ha atraído sin esfuerzo a los alemanes de la AfD y a pequeños partidos como el Partido popular danés o los Verdaderos finlandeses.

Las encuestas realizadas por la web Politico dan a este nuevo grupo alrededor de 70 eurodiputados después de las elecciones del 26 de mayo. Es más que el actual ENL, pero todavía no es el “supergrupo” con el que sueña en voz alta Marine Le Pen, que espera formar la tercera alianza más importante en Estrasburgo. Un lugar que las encuestas todavía otorgan a los liberales del ALDE, el grupo en el que espera aterrizar el partido de Macron, y también Ciudadanos, entre otros.

¿Lo conseguirán Matteo Salvini y Marine Le Pen? El dúo tiene en su objetivo a los tres grandes ausentes del mitin de Milán. Los españoles de Vox estarían interesados, pero todavía tienen dudas. Ya han dicho que “no quieren firmar ninguna alianza antes de las elecciones, así que ya veremos después”, precisa un eurodiputado del RN. Pero Salvini y Le Pen miran sobre todo hacia el Este. Esperan convencer al PiS de Kaczynski, en el poder en Polonia, y al Fidesz del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, suspendido en marzo por el Partido Popular europeo. Dos formaciones que está previsto que envíen unas delegaciones importantes al Parlamento europeo, y cuya aportación sería decisiva para la alianza Salvini / Le Pen.

El problema es que todos estos grupos no están de acuerdo en todos los puntos. “Hay división sobre el tema de Rusia y también sobre la economía”, resume Thierry Mariani, en tercera posición en la lista RN. Los polacos no ven con buenos ojos la inclinación rusófila del dúo Salvini / Le Pen. En cuanto a la línea intervencionista del RN, ya de hecho alejada de las posiciones de la Liga italiana, está más lejos todavía del liberalismo reforzado de Viktor Orbán.

Marine Le Pen no niega las dificultades. “Son unas negociaciones muy complejas. Cuando el problema no es histórico, lo es lingüístico, y si no, jurídico…”. Una cosa es cierta: estos debates negociadores no terminarán antes del escrutinio. “Haremos primero el grupo sin los polacos ni los húngaros, y después ya lo ampliaremos gracias a nuestra capacidad de atracción”, apuesta un eurodiputado del RN bastante optimista.

De todas formas, incluso si Salvini y Le Pen consiguieran formar un grupo fuerte, su impacto seguirá siendo limitado. Primero, porque los nacionalistas encontrarán en su camino una coalición mayoritaria entre el centro-izquierda y el centro-derecha, que ha gobernado desde siempre en el Parlamento europeo, y que, al parecer, va a perdurar después del 26 de mayo. Después, porque los eurodiputados no tienen iniciativa legislativa, que reside en la Comisión. Y, en realidad, son sobre todo los Jefes de Estado y de Gobierno los que dan impulso político a la Unión europea. “Con un comisario europeo nombrado por Salvini, podríamos hacer escuchar lo que tenemos que decir”, sugiere un consejero de Marine Le Pen. Fuente: Marianne