Némesis. Entrevista al colectivo femenino que cambia los códigos, por Stanilas Rigault



Némesis, el lúcido colectivo femenino que alerta sobre el perfil de los agresores y acosadores de mujeres que otros callan.

¿Puede presentarnos a "Némesis"? ¿De dónde surgió la idea de crear este colectivo, cuál es su modus operandi?

Némesis es un colectivo no declarado para evitar ser disuelto. Sabemos que las cuestiones que planteamos son preocupantes. Éramos un grupo de amigas que creció el año pasado. Nuestro objetivo inicial era organizar grupos de reflexión semanales. Al principio, estas reuniones tenían más bien la intención de mediar e intercambiar sobre lo que nos había sucedido durante la semana. Muy rápidamente, los intercambios se convirtieron rápidamente en "citas de denunciantes". Se produjo un clic en agosto pasado cuando una mujer fue violada por un migrante en su jardín, ubicado cerca del asentamiento de inmigrantes en Nantes. El caso es casi silenciado. Solo los medios alternativos como Breizh Info han hablado al respecto. El Ouest France, por su parte, escribió un artículo difamatorio en el que hablaba de las difíciles condiciones de vida de los migrantes. Desde ese momento, establecimos el hecho de que quejarse era una cosa, pero que actuar era mejor.

¿Cuándo lanzasteis el colectivo?

Lo lanzamos a principios de octubre. Luego creamos una página de Facebook que fue censurada en menos de 4 horas. Nuestro primer objetivo era ser visible en las redes sociales.

¿Tuvieron la idea de intervenir en manifestaciones de corte feminista?

Por supuesto. Pensamos que era nuestra lucha. Somos una asociación feminista y nos consideramos como tales. Teníamos que estar ahí. Lamentablemente no fue la opinión de todos.

¿Cuál es su objetivo? ¿Denunciar el feminismo "falso" que reduce su lucha al tamaño de las aceras y a la depilación, cuando el verdadero problema es, en su opinión, el de las poblaciones inmigrantes? ¿O sois como todas las asociaciones con el discurso sobre los migrantes?

Nos consideramos complementarias del feminismo "mainstream". Nos resulta escandaloso que en el siglo XXI las mujeres sufran violencia y estamos totalmente de acuerdo con los grupos que las denuncian. Por otro lado, nos negamos a someternos al Pensamiento Único de negar cosas y no hablar sobre el problema de la migración. Decidimos decirlo todo, pero no somos antifeministas.

¿Cuál es su punto de vista sobre aquella manifestación de la que fueron expulsadas?

Hay que saber que fuimos expulsadas por mujeres de cierta edad. No guardamos rencor, seguiremos participando en estas manifestaciones, nos acepten o no. Deseamos continuar nuestro apoyo incluso si se nos rechaza. El rencor está de su lado, no del nuestro. Transmitimos mensajes feministas y no sentimos bien al ver a mujeres motivadas incluso si nos piden que no las apoyemos y retiremos nuestras acciones.

Por vuestra parte, ¿os importa estar con mujeres, feministas extremistas o activistas LGBT?

Nuestra verdadera lucha es defender a las mujeres. Así que no, no nos importa, de lo contrario no vendríamos con nuestras pancartas. No estábamos allí para reventar la manifestación, contrariamente a lo que ellas podían decir. Son ellas quienes ponen el bazar.

¿Habéis llegado sin querer montar un alboroto?

Sabíamos que podría pasar, pero no era el objetivo. Somos las primeras sorprendidas de la magnitud de los eventos. En particular en Twitter. Inicialmente, partimos de la idea de que teníamos todas las razones para poner nuestro granito de arena en este evento y participar en la denuncia de la violencia contra las mujeres, incluidas las de las poblaciones inmigrantes. Sin querer hacer ninguna generalidad, muchos casos de acoso y agresiones denunciadas son cometidos por esas poblaciones. Queríamos estar allí para decirlo. Entonces, no, no nos importa manifestarnos junto a estas personas, lo llamamos la convergencia de las luchas, pero en ningún caso tenemos la mente cerrada.

¿Por qué hablar de las agresiones cometidas por los migrantes y convertirlos en un "feminicidio" cuando tanto hombres como mujeres son víctimas de las agresiones que se multiplican?

La sociedad se ve afectada por esta violencia, pero las mujeres aún son más débiles. Nunca le pedimos a un hombre que se doblegue a las prácticas sexuales para conseguir un trabajo. Esto es un hartazgo general de las mujeres. En el caso de la violencia doméstica, un tercio de las víctimas son hombres, y esto no se menciona, la mayoría de las víctimas siguen siendo mujeres. Nos gustaría que no haya víctimas en ninguno de los lados, por supuesto. Con Némesis, decidimos no hacernos pasar por una víctima. Consideramos que existe una complementariedad entre el hombre y la mujer y no queremos convertirlos en nuestros enemigos. Sobre todo, no queremos oponernos al "hombre dominante blanco", etc. No creemos tanto en el patriarcado.

¿Quieren proponer ideas para resolver los problemas que denuncian para aportar al debate ideas nuevas y diferentes de las de las feministas actuales? ¿Son creadoras de ideas? ¿Lanzadoras de alertas?, ¿o bien ambas cosas?

Por el momento, somos lanzadoras de alertas, así es como nos definimos. Para ideas, estamos trabajando en eso en este momento. Este es nuestro próximo proyecto. Solo queremos denunciar hechos, algunos de los cuales son molestos.

¿Cuáles son los orígenes sociales y culturales de sus miembros? ¿ Sus edades?

De todos los horizontes, todas venimos con nuestras competencias, nuestras ideas, etc. es lo que permite crear cosas sólidas. Nuestra media de edad es de 20 años. Procedemos de todos los medios sociales, católicos, familias de izquierda, etc.

¿Cuál es vuestra agenda?

Comenzaremos recuperándonos y luego responderemos a las solicitudes de los medios. Nos aseguraremos de organizarnos mejor.  

¿Hubo heridos durante aquella manifestación?

Hubo violencia: una persona recibió un golpe, pero no hubo heridas. No vimos el servicio de orden que probablemente nos habría excluido. ¡Temíamos más a los movimientos antifascitas! En la manifestación solo éramos 5, por lo que no representamos una gran amenaza. ¡Por otra parte, nos decepcionó que nos trataran así durante una protesta contra la violencia contra las mujeres!

Con 5 lograsteis hacer mucho ruido. ¿Cómo lo explica?

Fueron las mujeres que nos excluían las que crearon el problema. Nos golpearon, eso fue lo que alertó y creó la polémica. Al final, se lo debemos a ellas. Sin ellas, no tendríamos ningún artículo. Rápidamente supimos cómo reaccionar, se lo agradecemos.

¿Han recibido apoyo de grupos o personas inesperadas?

¡Sí! fuimos apoyadas por personas LGBT que vinieron a decirnos "gracias por decir la verdad porque nosotros, como homosexuales, vivimos esto todos los días". Los LGBT, como nosotros, están atrapados por el "antirracismo" y, a menudo, no se atreven a decirlo. Encuentro muy peligroso que hoy no podamos nombrar las cosas por su nombre

¿Tienen algunas cifras que vayan en su dirección?

Por supuesto, el Instituto Nacional de Estudios Superiores de Seguridad y Justicia (INHESJ), que recientemente publicó que el 52% de las violaciones en Ile de France fueron cometidas por extranjeros. Del 48% restante, también puede haber poblaciones con antecedentes de inmigrantes. Además, podemos experimentarlo fácilmente: dar un paseo en St. Denis puede convertirse rápidamente en un problema, mientras que en el barrio chino casi no hay problema.

Mucha gente sigue a las Femen en las redes, ¿aprueba sus métodos?, ¿sus combates?

Admiramos su coraje desde sus principios. Tienen métodos decisivos que las convierten en activistas tajantes. Sobre sus batallas, desde mi punto de vista, se equivocan de enemigo. De una parte, ellas jamás hablan de inmigración. Las Femen hacen interesantes acciones sobre las violencias hechas a las mujeres, como cuando se transformaron en zombies en la calle el pasado octubre. Las condenamos cuando persisten en no hablar de inmigración. Van a las iglesias, no para rezar precisamente, pero nadie jamás las ha visto en las mezquitas. Sin embargo, los derechos de las mujeres en el islam no son evidentemente muy respetados.

Última pregunta, en pocas palabras, ¿puede resumir vuestro combate?

Repetiré las palabras de San Juan Pablo II: "no tengas miedo", y en segundo lugar, no estamos solas: ¡únete a nosotras! Recibimos mensajes de apoyo, pero también muchas amenazas, ¡así que ayúdanos! 
Fuente: L´Etudiant Libre