Veganos, ecolos y multinacionales, mismo combate, por Bernard Noël


¿Sabéis quiénes son los más fervientes partidarios de los veganos, es decir, de esos militantes ecologistas que no consumen ningún alimento procedente de los animales y que atacan las carnicerías? 

Sus apoyos son Bill Gates (Microsoft), Richard Branson (Virgin) y Jack Welch (antiguo directivo de General Motors). Curioso ¿no? No se han convertido al veganismo, pero son partidarios del aumento exponencial de su propio imperio financiero.

Son los principales inversores de la empresa Memphis Meat, una sociedad que produce carne artificial ‒destinada a tomar el relevo de la carne animal, de tal forma que aquellos convencidos por los veganos tengan una alternativa al régimen carnívoro con esta presunta carne fabricada en laboratorio. ¡Hay mucho que ganar! Porque estas “carnes” serán patentadas y los beneficios caerán en el bolsillo de los accionistas, ya multimillonarios, llamados Gates, Branson, Welch y otros.

El más importante grupo alimentario americano, Cargill, también ha invertido en Memphis Meat. Con el apoyo del lobby FAIRR (Farm Animal Investment Risk & Return), Cargill ha llegado a movilizar a cuarenta inversores, que representan, en conjunto, la gestión de 1,25 billones de dólares a fin de influir en las multinacionales alimentarias para incitarles a encontrar alternativas a la carne. Entre estos grupos, podemos citar a Nestlé, Kraft Heinz, Unilever, Tesco, Walmart. Así comprendemos mejor que ciertos movimientos ecologistas estén subvencionados por estas sociedades que pretenden hacer un gesto “desinteresado” por el planeta. Además de financiar los viajes internacionales y el tren de vida de la joven Greta Thunberg...

Cuando los ecoloveganos ‒que hoy son mayoría‒ hayan convencido a la gente de que renuncie a la carne por el bien del planeta, que la crianza ponía en peligro, y por el bien de su salud amenazada, estas sociedades venderán su falsa carne con la complicidad de los gobiernos que quieren ser más verdes que el verde. Los ecologistas sinceros e ingenuos ‒que también los hay, por supuesto‒ que luchan vigorosamente contra el capitalismo, combaten el poder de las GAFAM y atacan a las multinacionales, quizás se enteren, un día, de que trabajan para ellos. Fuente: Synthèse Nationale