¿Deberíamos acabar con el sexo?, por Denis Collin


En una carta a Jones (17 de mayo de 1914), Freud escribió: "Aquel que permita a la humanidad liberarse del vergonzoso sometimiento sexual, cualquiera que sea la tontería que decida decir, será considerado un héroe”. Esta frase puede parecer enigmática a quienes ven en Freud al apóstol de la revolución sexual, al héroe de la lucha contra la moral puritana o, por el contrario, al último defensor de la familia patriarcal dominada por hombres heterosexuales... Pero Freud tiene razón: La sexualidad es, en efecto, una sujeción embarazosa para la humanidad: no podemos escapar al impulso sexual y, sin embargo, éste debe ser reprimido, para garantizar así la posibilidad de una vida social, sujeta a los imperativos del principio de realidad, un impulso reorientadο para satisfacer los objetivos sociales. Ahora, nuestra época parece ser la que ha decidido, a costa de las peores tonterías, ¡deshacerse de la cuestión sexual!

Ya Adorno evocó el tema: "el sexo liberado de sus inhibiciones se ha de-sexualizado por sí mismo. Lo que realmente queremos ya no es ni siquiera la embriaguez, sino una simple compensación por la actuación que se considera superflua y que con gusto nos ahorraríamos. "El libro del que se extrae esta cita, Mínima Moralia: Reflexiones sobre la vida mutilada, data de 1951... 

Hoy en día, el sexo está en todas partes en la superficie, la pornografía está disponible libremente desde una edad muy temprana: así que ¿cómo puedo decir que queremos deshacernos del sexo? Podría responder haciendo un poco de sociología, invocando lo que las encuestas nos dicen: un declive, incluso un colapso, de las prácticas sexuales de los jóvenes.

Partamos de esta idea central: la articulación de la naturaleza y la cultura es fundamentalmente la articulación de las necesidades de la reproducción sexual natural y las normas sociales que se expresan, negativamente a través de la prohibición del incesto y positivamente a través de las reglas elementales de parentesco, dos dimensiones tan inseparables como el anverso y el reverso. Sin embargo, ¡la ideología dominante de nuestro tiempo se basa en la negación de esta necesaria articulación y la imposición del "todo cultural", el "todo social", el "todo construido"! Paradójicamente, si nos conformamos con señalar la importancia de las reivindicaciones "verdes", toda nuestra era se coloca bajo el signo del "odio a la naturaleza" (véase el excelente libro homónimo de Christian Godin, ediciones Champ Vallon, 2012).

Este odio a la naturaleza se convierte en odio al sexo, y daré algunos ejemplos que han invadido el campo "teórico".

Entonces mostraré que detrás del deseo de romper los últimos "tabúes" se encuentra un deseo de normalizar e incluso un nuevo puritanismo mortal.

Finalmente, explicaré por qué debemos defender la sexualidad, como una defensa de la vida, de Eros contra la invasión de Tánatos que se encuentra detrás de la cultura de la ideología de género.

Una precisión introductoria... que es necesaria antes de que alguien venga a mí y me diga: "Zemmour, sal de este cuerpo! ». 1) Soy, en efecto, un viejo blanco heterosexual binario y cisgénero masculino (marco todas las casillas que me enviarán a un campo de reeducación cuando la Universidad esté definitivamente dominada por los discípulos de Judith Butler). Pero estoy a favor del feminismo 1.0, el feminismo "a la vieja usanza" o del "canal histórico", el que exige la igualdad legal, política y social de mujeres y hombres. No sé si la mujer es el futuro del hombre, porque Pénicaud y Belloubet no me parecen un futuro envidiable, pero sí sé que la humanización del hombre comenzó con la mujer, y aunque las mujeres son generalmente menos fuertes físicamente que los hombres, lo superan en muchos otros aspectos. 2) Estoy a favor de la lucha contra todas las formas de discriminación contra los homosexuales y considero que la homosexualidad es una forma de sexualidad humana entre otras. Pero creo que los grupos LGBTIQ+ no son defensores de los homosexuales, sino tal vez sus peores enemigos, como la joven Mila se dio cuenta cuando se metió en problemas con los fanáticos islamistas.

1.    Hay una "Teoría de Género".

Comienzo examinando brevemente la teoría del género. En segundo lugar, abordo un aspecto práctico: la cuestión de los transgéneros dando a) un contexto histórico yb) una visión general de la situación actual.

a) Problemas en la teoría: un lugar para Butler

Si hablamos de la teoría de género, empezamos diciéndoles que no hay teoría de género, sólo "estudios de género". Esta broma sólo puede satisfacer a los gogós que ofician en los medios de comunicación de masas (empezando por los medios de servicio público). Hay estudios de género sólo porque, como siempre, se basan en una serie de supuestos más o menos teóricos.

La principal teórica seguida por muchas otras es Judith Butler, una filósofa americana que se presenta como discípula de Beauvoir y Foucault. La biblia es Troubles in the genre publicada en 1990. El libro se subtitula: "El feminismo y la subversión de la identidad". »

Butler parte de la observación de que el sexo objetivo (XX o XY) no siempre coincide con el sexo subjetivo. Nada nuevo: las marimachos y los afeminados son tan viejos como las colinas del campo. Freud ha dedicado algunos estudios a las "inversiones". Lo que es nuevo es lo que Butler les saca. Como Foucault, quiere liberar la sexualidad de la "heterosexualidad alienante", por lo que "deben abrirse nuevos campos de posibilidades liberando la sexualidad de las zonas de reproducción hasta ahora convencionalmente privilegiadas". "La marginalidad de la heterosexualidad destituye al falo y se ofrece como "una promesa de placeres 'infinitos' fuera de la camisa de fuerza de la categoría del sexo". Quiere pensar en la sexualidad fuera del sexo porque no es el sexo el centro, sino el cuerpo. Y los gays y las lesbianas son precisamente lo que ella usa para pensar eso.

Así que estamos empezando a entender lo que está en juego aquí: no se trata de sustituir "sexo" por "género" (genre), de traducir el francés al inglés o al revés. Los anglicistas consideran que traducir gender por genre es un anglicismo.

No, hay algo nuevo que está emergiendo que es en realidad una "teoría" que Butler dio como base. Esta teoría nos dice que el sexo (biológico) debe ser revocado para dar paso al "género" y el género es una construcción social que debe ser "de-construida" para salir de la alienación de los "binarios" que la mayoría de nosotros todavía somos. No voy a extenderme, tanto más cuanto que al leer a Butler se está tratando de alguien entrenado en la filosofía francesa de las ideas claras y distintivas y Butler evita cualquier refutación por adelantado ya que la verdad no tiene lugar en su pensamiento - debe seguir siendo un concepto hetero-blanco... ¡Aquí de nuevo, esto Foucaultiano!

De hecho, Butler comienza con la teoría "queer". Se trata de liquidar los "géneros fijos" para dar paso a la libertad del "género flotante". De ahí el alargamiento infinito de la cadena de caracteres LGBT... a partir de ahí, puedes inventar tantos géneros como quieras: puedes ser gay o indiferente, lesbiana o autosexual, bi o lo que quieras. Si seguimos las elucubraciones de Donna Haraway, tendremos que introducir animales y robots en el campo de nuestras relaciones eróticas - no sé si esa es la palabra correcta todavía. La idea es que podemos pasar de un género a otro según nuestros deseos.

b) Un precursor: John Money

Sin embargo, la práctica ha superado a la teoría. John Money (1921-2006) es el gran maestro de los transexuales en nuestro tiempo. Renombrado psicólogo y sexólogo, profesor, apoyó la idea de que el género es una construcción social. Aunque la reputación de Money no siempre es famosa en los estudios de género, debido a su fallida operación sobre David Raimer, sigue siendo una referencia ineludible ya que él es quien introdujo los conceptos de "rol de género", parafilia y similares, que se han convertido en uso común en los círculos donde se discuten estas cosas. Los hermafroditas fueron su primer objeto de estudio y fue a partir de esta fascinación por los hermafroditas que Money llegó a la conclusión de que el sexo era una construcción social. Si un bebé varón es operado correctamente, puede transformarse en una niña, y esto es precisamente lo que intentó Money al tomar como conejillo de indias a un niño varón nacido con una malformación del pene. Como es mucho más fácil cortar un trozo de carne de los órganos masculinos que trasplantar los órganos sexuales femeninos, el experimento de Money fue en una sola dirección. Y terminó en un lamentable fracaso que debería haber puesto a este caballero en una categoría cercana a la de los llamados “médicos” de los campos nazis.

Aunque Money estaba bastante desacreditado debido a sus fracasos, sus ideas y prácticas florecieron de forma sorprendente. ¿Qué mejor manera de promover la indiferenciación de género que organizar el paso de uno a otro a voluntad?

c) Situación actual: reasignación de sexo

En la forma en que se hacen las cosas, hay dos etapas, dos fases. Una que juega con la transformación del lenguaje y la otra con la biología.

Primero la transformación del lenguaje. El sexo es un vocabulario con fuertes connotaciones biológicas. Por lo tanto, debemos empezar por eliminar la palabra sexo y reemplazarla por género. La palabra género no es biología, sino gramática. En todos los regímenes totalitarios, el lenguaje debe ser reformado para imponer la adopción de los principios del sistema totalitario. Orwell muestra todo esto con la invención de la "neolingua" en el mundo en 1984, un lenguaje que ha sido triturado de tal manera que los "malos pensamientos" ya no pueden ser formulados. Viktor Klemperer con su LTI (lingua tertium imperium) mostró prácticamente cómo el nazismo había transformado el idioma alemán.

Desde este primer punto de vista, los absurdos de la escritura inclusiva no son en absoluto inocentes: forman parte de esta destrucción del lenguaje común, al igual que las tonterías del lenguaje "epiceno" que quiere imponer una vuelta a la "neutralidad" en los usos ordinarios del lenguaje. ¿Cómo podemos transformar los idiomas que ignoran el neutro en idiomas epicenos? Es muy simple, es necesario crear un "nuevo lenguaje", es decir, una "neolingua". Obviamente, el género gramatical no tiene nada que ver con el sexo. Decir que el lenguaje es de género es tan estúpido como las grandes proclamaciones de Foucault y Barthes en los años 70 que decretaron que el lenguaje es ¡"intrínsecamente" fascista!. Pero todas estas tonterías tienen un significado: erradicar el "sexo". El lenguaje dice en modo enmascarado lo que el inconsciente social grita!

Lo que sucede en el lenguaje también expresa lo que está comenzando a suceder en la sociedad. Según algunas estadísticas, la demanda de operaciones de reasignación de sexo ha aumentado considerablemente en los últimos años. Se estima que en los Estados Unidos las operaciones reconocidas oficialmente han aumentado en un 20% en 2016 con respecto a 2014 hasta llegar a 3.500 casos, pero esta cifra no cuenta en absoluto todas las operaciones, que serían unas cinco veces más numerosas. Cada vez más, las compañías de seguros también se ofrecen a cubrir las operaciones de "reasignación de sexo", que resultan de lo que los psiquiatras denominan "disforia de género" (para mantener el lenguaje políticamente correcto). En Suecia, las solicitudes de niños y adolescentes se duplican año tras año. En Francia, las operaciones de reasignación de sexo están ahora (condicionalmente) cubiertas por la Seguridad Social. Hay una especie de trivialización de lo que hasta hace poco estaba reservado a unos pocos individuos, de una cierta manera semi-clandestina.

Hay dos tipos principales de "reasignación" de género. La reasignación "débil" (que sólo cambia de aspecto con tratamientos hormonales y cirugía estética si es necesario) y la reasignación "fuerte" con la extirpación de los órganos sexuales y la cirugía plástica bastante invasiva. Hemos entrado en la fase de carnicería organizada y se ha elevado al rango de libertad. Todo el mundo debería ser capaz de hacer lo que quiera con su cuerpo y por lo tanto ahora el cuerpo está disponible, en nombre de la ciencia, lo que supone un tremendo salto atrás en términos de ley y la entrada en el peor de todos los mundos (incluso si este peor de todos los mundos se llama el mejor de todos los mundos).

2.    Tánatos para maniobrar o cómo bloquear los poderes de la vida.

Se podría hacer una lista interminable de las rarezas y horrores producidos por la "teoría del género" (¡que no es una teoría!) y la práctica generalizada de las sectas de ideología de género que buscan y a menudo logran imponer sus caprichos a la sociedad en su conjunto. Lo que quiero mostrar ahora es que esta sustitución del sexo por el género permite el desarrollo de ideologías y prácticas que todas, inevitablemente, conducen al rechazo de la vida, al establecimiento de un nuevo orden que no es más que la extensión del capital a lo más íntimo, al núcleo de nuestro ser ("das Kern unseres Wesen", como dijo Freud).

a) GPA (gestación por otras) y PMA (Procreación asistida médicamente) para terminar con el sexo

Poniendo las demandas de los PMA y el PAM para "todos" en este contexto, la razón de ello es que para poner fin a la división de género, debe eliminarse lo que sería una reminiscencia de una "sexualidad natural". “PMA for all" es un gran paso adelante en esta dirección. Como dijo la diputada Aurore Berger, no se trata de que el gobierno prohíba los modos naturales de reproducción heterosexual: una extraña negación que deja claro, para los que entienden los mecanismos del inconsciente, que se trata precisamente de eso, de poner fin a esta sujeción que todavía obliga a los humanos a hacer el amor demasiado para esperar tener hijos.

Hasta ahora, el PMA ha existido para las parejas "heterosexuales" infértiles y en el 95% de los casos, los métodos de concepción utilizan los gametos tanto de hombres como de mujeres, siendo el uso del IAD (inseminación artificial con esperma de donante) muy marginal. La generalización del PMA es un asunto bastante diferente. No se deriva de las indicaciones terapéuticas, sino del deseo de los individuos de concebir un niño según su "proyecto". El azar ya no debería tener un lugar, o al menos el lugar más pequeño posible. Expliquemos esto: una mujer que usa el PMA debe ser capaz de elegir no un padre (¡oh, la cosa horrible!), sino los gametos. Y es así que de forma natural es la genética la que toma el control. En la IAD, el donante es anónimo, pero no sus gametos: se conocen todas sus características y los bancos de esperma ofrecen catálogos detallados. Cuando hay errores, por ejemplo, una mujer inseminada por el gameto de un hombre negro y que protesta porque termina con un niño mestizo, hay que protegerse mediante contratos de garantía y probablemente procedimientos de devolución - esto ya se ha visto en los casos de GPA.

Y de hecho, pasaremos de PAM a GPA. En primer lugar, como el género ya no existe, no hay una diferencia aceptable entre hombres y mujeres. Si las parejas de lesbianas pueden tener hijos, ¿por qué las parejas de gays se verían privadas de este "derecho"? Sobre todo porque en las parejas de lesbianas ya existe el GPA: tomamos los ovocitos de una de las mujeres y el esperma de un donante más o menos anónimo y hacemos que la otra mujer lo lleve todo, para que esta pareja tenga la impresión de ser una pareja real. Es extraño ver cómo la biología está haciendo un regreso donde pensábamos que lo habíamos derribado con "construcciones sociales".

Pero en la PMA, como en el GPA, todavía hay algo de la antigua sexualidad humana. Lo ideal sería salir de ella por completo y los transhumanistas ya tienen la solución: la ectogénesis. Esto es lo que leemos en un artículo de la revista Sciences humaines dedicado a este tema: "Mañana, probablemente, los niños no nacerán del útero de su madre. La creación de úteros artificiales en un futuro más o menos próximo permitirá llevar a cabo la gestación de un niño completamente fuera del útero de una mujer (ectogénesis). El desarrollo de esta técnica de procreación, que parece inevitable, es aterrador”. El útero artificial, como todo el mundo ha reconocido, es el mejor de los mundos" de Aldous Huxley, una de las grandes distopías del siglo pasado. Pero este "mejor de todos los mundos" ha sido solicitado por toda una serie de personas bien establecidas (Marcella Iacub, Laurent Alexandre, etc.) o considerado como inevitable por otros como Henri Atlan. El problema es que lo peor está ahora ante nuestros ojos y ya se ha trivializado. En cualquier caso, el útero artificial, es decir, la fabricación industrial de bebés, correspondería perfectamente a los deseos de gays, lesbianas, transexuales y otros queer que podrían tener hijos sin tener que volver a los "roles sexuales". Algunos pueden estar horrorizados al escuchar esto sobre ellos, pero es hacia donde se dirigen todas sus demandas. Bossuet decía básicamente que Dios se ríe de los hombres que deploran los efectos de lo que aprecian. Los pro-GPA y los pro-PMA que se llaman a sí mismos humanistas están contribuyendo a su manera al advenimiento del transhumano, el "sucesor" que reducirá a la especie humana actual al papel de "chimpancés del futuro". No me extenderé más en este punto, que se discute ampliamente en una reciente obra colectiva, La mutación transhumanista. Crítica del mercantilismo antropológico (ediciones QS).

b) La parentalidad de intención

Hay otro aspecto que debe desarrollarse: como la naturaleza ya no nos gobierna y todo es sólo una construcción social, la "parentalidad", como se dice - incluso hay secciones de "parentalidad" en las librerías - en sí misma es sólo una construcción social y la ley francesa, siguiendo la ley californiana, da ahora cabida a la “parentalidad de intención" que debe reconocerse como verdadero parentesco. El embrollo legal al que nos conducen estos locos inventos es incontrolable. Porque este terremoto antropológico ya está causando enormes daños. 

c) Ideología "trans".

Con estas preguntas, a veces se siente como si viviéramos en un mundo realmente loco. "Bienvenidos al absurdo" fue recientemente encabezado en el semanario Marianne... Me propongo tratar de entender este deseo de erradicar el sexo como una de las figuras de la ideología dominante, que es la ideología de la clase dirigente. En 1968, los idiotas que éramos todos creíamos un poco que la ideología de la clase dominante, la vieja ideología burguesa, era "trabajo, familia, patria". Eso fue un gran error. La antigua clase burguesa estaba indudablemente bañada por esta visión tradicionalista que correspondía a la transmisión patrimonial del capital y a una clase que aún no estaba asegurada de su propio dominio y que daba garantías de respetabilidad a las antiguas clases aristocráticas. Pero como Marx ya había señalado en el Manifiesto Comunista, el capital destruye la familia y todos los sentimientos sagrados para dar paso sólo al reino del dinero.

En el modo de producción capitalista, lo esencial es el capital: los hombres y las cosas son sólo medios para la circulación del capital, es decir, el dinero que produce dinero al circular. Todo lo que impida la movilidad del capital debe ser condenado. Y la familia obviamente dificulta esta movilidad. Desde sus orígenes, el capital utiliza hombres, mujeres y niños de forma indiscriminada. Todo esto es parte de los "recursos humanos". Sin estatus, sin derechos adquiridos, sin papel inmutable. La ley del equivalente general, el dinero, nos obliga a hacer equivalentes a todos los humanos, ya sea como recursos humanos o como consumidores genéricos y predecibles gracias a Google y a la IA.

Zygmunt Bauman define nuestras sociedades como "sociedades líquidas", es decir, sociedades en las que los individuos están aislados de cualquier comunidad e integrados sólo por su acto de consumo. El "trastorno de género" se adapta perfectamente a esta precariedad general de los individuos. En la teoría liberal pura (por ejemplo, tal como la formuló Rawls), los individuos son individuos abstractos, "hombres sin calidad", que no son conscientes de sus propios bienes y que, por lo tanto, deben estar dispuestos a hacer cualquier cosa para adaptarse al flujo incesante de una sociedad perfectamente fluida.

El hecho de que no tenga un "género fijo" al que apegarme se da como una promesa de que puedo elegirme a mí mismo, si seré un hombre, una mujer, un hombre gay, una mujer lesbiana (eso es evidente), etc., de la misma manera que puedo elegir en el supermercado entre 50 marcas diferentes de cereales para el desayuno (esto es lo que un editorialista de un periódico económico inglés llamó libertad). Pero para tener esta libre elección, tengo que ser consciente de que tengo esta elección y por eso los transexuales tienen que ser enseñados en la escuela. Bajo el color de la lucha contra la "transfobia", se anima a los niños a preguntarse sobre su propio "género" (porque ya no hay que decir sexo) y como la pubertad es el momento decisivo en la construcción psíquica del sujeto, se ve naturalmente a los jóvenes de ambos sexos en esta vacilación y se despierta así la demanda casi exponencialmente creciente de un "cambio de género". En otros tiempos, este tipo de incitación podría haberse llamado "corrupción de menores", pero hoy en día hay muchas voces que piden que la escuela, siguiendo el ejemplo sueco, eduque a los estudiantes en el "transexualismo". John Money ganó.

También debemos mencionar el negocio de los transexuales con sus productos farmacéuticos y quirúrgicos, todos, de nuevo, reembolsados por la Seguridad Social en el caso francés. Un implante dental cuesta demasiado, es mejor tener una vagina o un pene implantado, dependiendo del caso.

Pero lo esencial está en otra parte. El "transgénero" forma el núcleo duro de una ideología global que anuncia 1° que el hombre debe ser superado hacia un "superhombre" (de ahí el triunfo del nietzscheismo de supermercado) y 2° la abolición general de las fronteras del ser humano.

Si no debemos nada a la naturaleza y todo a las construcciones sociales, nada nos separa naturalmente, esencialmente de las otras especies vivas y especialmente de los animales que están más cerca de nosotros, ya que lo que nos separa de ellos son sólo construcciones que pueden ser deconstruidas. Animalistas como Peter Singer o Donna Haraway proponen llevar a los animales al círculo de nuestras preocupaciones éticas, al igual que los demás humanos.

Haraway y algunos otros, como el francés Thierry Hoquet, también están a favor de borrar los límites entre el hombre y la máquina. Son teóricos del "ciborg", de la implantación de máquinas en los cuerpos vivos o del reconocimiento como sujetos de las llamadas máquinas inteligentes.

El análisis de Marx de la mercancía puede ser transpuesto aquí. El intercambio de mercancías produce una transformación extraordinaria: las cosas que son completamente diferentes desde el punto de vista físico y desde el punto de vista del uso que se puede hacer de ellas se ven privadas de cualquier cualidad sensible y se reducen a la medida común del dinero: ¡2 ejemplares de un libro de bolsillo = 1 botella de whisky = 20 euros! En el intercambio comercial, la naturaleza de las cosas desaparece, por lo que, como dice Marx, el mundo de las mercancías es un mundo completamente fantasmagórico. La ideología "trans" es exactamente la misma: pasamos de uno a otro ya que todo es equivalente y todo es intercambiable, un pene, una vagina, un humano, un perro, un maestro, un robot, un ser de carne y hueso, un holograma, etc.

Lo que es aún mejor con la ideología "trans" es que encaja perfectamente con el carácter revolucionario del capitalismo: aparece como la impugnación del orden "burgués" cuando es la expresión más apropiada de él.

d) La desublimación represiva y el fin del deseo

El fin del sexo es un doble fin: el fin de la sexualidad humana a favor de algo puramente ficticio, a favor de la farsa (un pene artificial hecho de un trozo de muslo y equipado con un resorte o una pequeña bomba) y la destrucción del propio deseo.

Marcuse (filósofo alemán y uno de los portavoces de la síntesis entre Marx y Freud) ya había analizado todo esto: observando que la sexualidad estaba invadiendo el mundo técnico industrial de nuestro tiempo, había construido el concepto de "desublimación represiva". Para Freud, la sublimación es la represión del impulso compensada por las satisfacciones culturales ideales (investigación, arte, trabajo, etc.). Nuestras sociedades aparentemente dejan más espacio para el impulso sexual, lo escenifican, pero para someterlo mejor a lo que Marcuse llama el "principio de retorno" (el principio de la realidad sujeta a las exigencias del modo de producción capitalista). Esto es exactamente a lo que nos enfrentamos: el discurso del sexo está en todas partes para someter el sexo a las demandas del capital. ¡Piensa en disfrutar de la buena gente, gracias a la píldora azul! Las damas aprenden a hacer felaciones exitosas (es en sitios para chicas jóvenes a las que también se les enseña a hacer buenos bizcochos) porque te hace actuar allí y en otros lugares! ¡El deseo tiene su lugar sólo como una razón para comprar!

Para explicar la disminución de la actividad sexual de los jóvenes, evocamos el fácil acceso al porno que permite satisfacciones masturbatorias que reducen la urgencia de encontrar pareja. La sobreexposición de la "cosa sexual" se combina así con un debilitamiento radical de la libido media, lo que es tanto más deseable cuanto que podemos finalmente realizar el antiguo ideal eclesiástico agustiniano, tener hijos sin relaciones sexuales, que es exactamente lo contrario de la pretensión de la "liberación sexual" de los años sesenta, de tener relaciones sexuales sin riesgo de tener hijos. 

3.    Defendiendo la vida

a) Defender el feminismo "a la vieja usanza".

La gran demanda que surgió de la Ilustración (y tal vez incluso un poco antes) es la igualdad de derechos y la dignidad de hombres y mujeres. Platón admitió a las mujeres en el cuerpo de élite de los guardias de la ciudad y Pablo de Tarso sostuvo que el Evangelio proclamaba que ya no hay ni hombre ni mujer, ya que todos son iguales a los ojos de Dios - lo que no le impidió unas líneas más tarde predicar la obediencia de las mujeres a los hombres... ¿Qué significa esta idea de la igualdad de hombres y mujeres? Simplemente, lo que ya dijo el Génesis, a saber, que Dios creó al hombre "varón y hembra", es decir, que la humanidad es dual, sustancialmente, y es la unión de los dos sexos lo que constituye la humanidad.

La igualdad de derechos, por lo tanto, incondicionalmente y en todas las áreas. Pero la igualdad no significa indiferenciación. Los hombres y las mujeres no son "lo mismo". Por ello, debe prohibirse el trabajo nocturno de las mujeres, como lo exigieron los "marxistas" de la Primera Internacional, porque contraviene el "pudor femenino". También por eso el horror del capitalismo es que reduce a la mujer a la misma condición que el hombre, a un trabajo agotador, y tanto más agotador cuanto que la mujer está menos preparada para el trabajo forzado.

La igualdad no significa indiferenciación porque hay marcadas diferencias morfológicas y anatómicas entre hombres y mujeres: en promedio (sólo) y por eso las competiciones deportivas siguen distinguiendo cuidadosamente entre hombres y mujeres y por eso aquellas atletas de Alemania Oriental que habían utilizado todo tipo de tratamientos hormonales para tener músculos tan potentes como los de un hombre eran considerados "tramposas".

La igualdad no significa indiferenciación, porque son las mujeres las que dan a luz a los niños, lo que hace que los hombres que carecen del extraordinario poder de tener hijos se vuelvan terriblemente celosos.

Pero la igualdad no significa indiferenciación. ¡De hecho, lo contrario es cierto! La igualdad sólo se puede exigir, es sólo una cuestión política precisamente porque hay diferencia.

e) El gusto inmoderado de la mismidad.

Hay un punto final, más esencial, en la parte inferior. La indiferenciación que afirman los teóricos del desorden de género pone en duda el estatus ontológico de la humanidad. La humanidad está compuesta de hombres y mujeres. Ambos son humanos, igualmente humanos y al mismo tiempo profundamente diferentes. Idénticos y diferentes: la unidad dialéctica de la identidad y la diferencia es la base de toda la civilización humana. Destruyendo la diferencia de los sexos, se muestra finalmente que la búsqueda de la alteridad en el otro sexo debe ser abandonada en favor del amor inmoderado de la mismidad. Que sean los fanáticos del "derecho a la diferencia", del reconocimiento de la alteridad y de la especificidad individual quienes estén a la vanguardia de la promoción de lo indiferenciado, ¡no es la menor paradoja de este asunto!

3.    Defendiendo la vida

a) Defender el feminismo "a la vieja usanza".

La gran demanda que surgió de la Ilustración (y tal vez incluso un poco antes) es la igualdad de derechos y la dignidad de hombres y mujeres. Platón admitió a las mujeres en el cuerpo de élite de los guardias de la ciudad y Pablo de Tarso sostuvo que el Evangelio proclamaba que ya no hay ni hombre ni mujer, ya que todos son iguales a los ojos de Dios - lo que no le impidió unas líneas más tarde predicar la obediencia de las mujeres a los hombres... ¿Qué significa esta idea de la igualdad de hombres y mujeres? Simplemente, lo que ya dijo el Génesis, a saber, que Dios creó al hombre "varón y hembra", es decir, que la humanidad es dual, sustancialmente, y es la unión de los dos sexos lo que constituye la humanidad.

La igualdad de derechos, por lo tanto, incondicionalmente y en todas las áreas. Pero la igualdad no significa indiferenciación. Los hombres y las mujeres no son "lo mismo". Por ello, el trabajo nocturno de las mujeres debe ser prohibido, como lo exigieron los "marxistas" de la Primera Internacional, porque contraviene el "pudor femenino". También por eso el horror del capitalismo es que reduce a la mujer a la misma condición que el hombre, a un trabajo agotador, y tanto más agotador cuanto que las mujeres están menos preparadas para el trabajo duro.

La igualdad no significa indiferenciación porque hay marcadas diferencias morfológicas y anatómicas entre hombres y mujeres: en promedio (sólo) y por eso las competiciones deportivas siguen distinguiendo cuidadosamente entre hombres y mujeres y por eso aquellos atletas de Alemania Oriental que habían utilizado todo tipo de tratamientos hormonales para tener músculos tan potentes como los de un hombre eran considerados "tramposos".

La igualdad no significa indiferenciación, porque son las mujeres las que dan a luz a los niños, lo que hace que los hombres que carecen del extraordinario poder de tener hijos se vuelvan terriblemente celosos.

Pero la igualdad no significa indiferenciación. ¡De hecho, lo contrario es cierto! La igualdad sólo se puede reclamar, es sólo una cuestión política precisamente porque hay diferencia.

b) La heterosexualidad no existe.

Propongo la siguiente hipótesis: no existe la heterosexualidad, sólo la sexualidad. Sigo siendo freudiano. Y la homosexualidad es sólo una variante de la sexualidad, normalmente dirigida, al menos en la edad adulta, a personas del sexo opuesto. Pero hay suficientes homosexuales exclusivos, y a menudo los llamados "heterosexuales" también tienen deseos dirigidos hacia una persona del mismo sexo. Las categorizaciones en boga hoy en día son por lo tanto absurdas y constituyen una regresión en términos de nuestro conocimiento de la sexualidad humana.

c) La invasión de la tecnología debe ser detenida.

Lo que es común a todos estos intentos de poner fin a la distinción entre los sexos es la invasión de la tecnología. No se trata de la técnica de los "sextoys" (juguetes sexuales), parece, casi tan antigua como la de los "sapiens", sino del sometimiento de la vida y su reproducción a procesos técnicos. Ciertamente sería necesario decir radicalmente y de una vez por todas "no a los PMA" como "no a la reproducción programada" y "no a la eugenesia".

En conclusión

Recientemente se celebró en París un coloquio de "feministas" (una denominación descontrolada) bajo el lema: "salir de la heterosexualidad". Obviamente, en este caso se trata siempre de la heterosexualidad masculina, es decir, de hombres que prefieren a las mujeres, porque no hace falta decir que las mujeres no pueden amar a los hombres... Sólo el orden capitalista patriarcal las obliga a someterse a un "hombre". ¿Cómo reeducar a los hombres? Este es el problema que estos pensadores (?) habían comenzado a preguntarse. Salir de la heterosexualidad sólo es posible si 1) se prepara para salir de la humanidad o si 2) se generalizan los modos artificiales de reproducción de la especie - se podría mantener a unos pocos machos en recintos reservados para la extracción de los espermatozoides necesarios para la fecundación mientras se espera la partenogénesis o la concepción virginal siguiendo el ejemplo de María, madre de Jesús. Visto de esta manera uno puede pensar que esta locura ocurrirá de una manera u otra y que la realidad será recordada por todas estas personas. Pero si, como creo, esta locura es la expresión acabada del capitalismo de nuestro tiempo, de este capitalismo que ya no detiene nada en su curso, entonces tenemos alguna razón para estar preocupados. 

Lo resumiré en unas cuantas frases, unos cuantos eslóganes:

1) La medicalización de la sexualidad (transgénero, etc.) es el sometimiento de la vida a la técnica, el retorno al estado inorgánico, es decir, al impulso de la muerte.

2) ¡La identidad es el rechazo de la vida!

3) Nuestro cuerpo no está a nuestra disposición.

4) No queremos la sociedad de la "doncella escarlata" (en referencia al título de la novela distópica de Margaret Atwood).