Estoy convencida de que los países mediterráneos tienen la clave del futuro europeo. Entrevista a Marion Maréchal, por Louis Leconte.


El ISSEP (Instituto de Ciencias Sociales, Económicas y Políticas) abre su segundo establecimiento, tras el de Lyon, en Madrid. El centro de enseñanza superior fundado por Marion Maréchal prosigue la ampliación de su red internacional, después de los acuerdos alcanzados, en Rusia con la Universidad de San Petersburgo, y en el Líbano con el Uzek, una Universidad maronita del norte de Beirut. Su presidenta responde a algunas preguntas sobre esta apertura. 

¿Por qué ha escogido España para implantar un segundo centro?

Desde su creación, nos hemos preocupado de dar una dimensión internacional al ISSEP, ya sea mediante acuerdos con escuelas extranjeras o mediante el contenido de los programas, que comprenden muchas horas dedicadas a la geopolítica, las relaciones internacionales y el derecho internacional. Nuestra voluntad de "arraigar" a nuestros estudiantes en una cultura y una historia se articula con su preparación para los retos mundiales del siglo XXI. Deben ser capaces de proyectar el futuro de su nación en el marco de la mundialización. 

Este espíritu es el que nos ha llevado a atender la solicitud de un grupo español para abrir un centro en Madrid. Este grupo realiza la misma constatación que nosotros: los dirigentes españoles y franceses siguen ideas prefabricadas y viven en su  mundo; continúan aplicando ideas económicas y sociales superadas; son incapaces de pensar a largo plazo y se ven encerrados en una lógica de gestores. 

Por otra parte, la enseñanza superior española, al igual que la francesa, no respetan suficientemente el pluralismo intelectual y la libertad de expresión. El militantismo y el sectarismo ideológicos hacen estragos en detrimento del desarrollo de los conocimientos y del espíritu crítico de los estudiantes. Además, estoy convencida de que los países mediterráneos, Italia, España y Francia especialmente, tienen la clave del futuro europeo. Por ello, creo que es muy importante favorecer la formación de las futuras élites de esos países. Después de que se pusieran en contacto con nosotros, decidimos construir juntos este proyecto. 

¿Cuál es la formación propuesta por el ISSEP en Madrid?

Como el ISSEP Lyon, el ISSEP Madrid ofrecerá una formación de cinco años tras la prueba de acceso a la universidad y una formación continua. Todo ello será dispuesto de forma diferente: la organización, los horarios y los programas se adaptarán a las necesidades españolas. La selección de los estudiantes comenzará en este mismo año a la vez que la apertura de los locales, prevista para dentro de unas semanas. El ISSEP Madrid propondrá también un ciclo de conferencias.

¿Quiénes son las personas que van a controlar esta implantación?

Se trata de un equipo de emprendedores que tienen entre treinta y cuarenta y cinco años, que vienen de sectores variados y están situados intelectualmente en el ámbito de la derecha conservadora. Como en Lyon, quieren hacer del ISSEP un lugar ejemplar de debates donde todas las corrientes de pensamiento puedan ser estudiadas sin prisma ideológico.

Habiéndose convertido el ISSEP en una especie de grupo, ¿cómo será el organigrama?

La Dirección en Madrid será autónoma en el día a día en cuanto al funcionamiento, organización y selección; todo bajo la supervisión del ISSEP Lyon y de mí misma, que formamos parte de la estructura española. Los dos centros tendrán vínculos estrechos, se enriquecerán uno al otro, organizarán intercambios de estudiantes y profesores a medio plazo.

El ISSEP Madrid, ¿tendrá alguna especificidad respecto al de Lyon, y cuál será su margen de maniobra pedagógico?

El ISSEP Lyon y el ISSEP Madrid comparten una Carta pedagógica común. En las dos estructuras, nuestros programas están construidos alrededor de dos unidades pedagógicas: la gestión y la ciencia política. Como nosotros, en Madrid pondrán la cultura general en el corazón de su enseñanza y asociarán las competencias de la empresa a las de la gestión pública.

El objetivo es formar a futuros líderes arraigados, aptos para el discernimiento, capaces de liderar proyectos, dotados de una inteligencia transversal y un sólido espíritu crítico. El contenido de los programas se adaptará, evidentemente, a España y las clases se impartirán en lengua española. Las clases de Historia, por ejemplo, recogerán su historia nacional, y las relaciones internacionales estarán basadas sobre la geopolítica española. Fuente: L´Incorrect.