La ideología de lo políticamente correcto y la civilización occidental, por Vojtěch Belling

Cuando, a principios de la década de 1930, el politólogo y teórico del derecho alemán Carl Schmitt trató de demostrar la presencia oculta, pero sin embargo evidente, de tendencias totalitarias en el Estado liberal-democrático moderno, a muchos de sus contemporáneos conservadores les pareció que se trataba de una exageración. Al parecer, los años siguientes les confirmaron lo absurdo de la afirmación de Schmitt. Por el contrario, el verdadero totalitarismo era palpable en los regímenes que situaban a la democracia liberal como su enemigo jurado.

Las teorías clásicas del totalitarismo asociadas a los nombres de Carl Joachim Friedrich, Zbigniew Brzezinski y Hannah Arendt, basadas en las características externas de los regímenes totalitarios (ideología, partido, policía secreta terrorista, monopolio de la inteligencia, monopolio de las armas, economía planificada), apoyaban esta oposición absoluta del totalitarismo a la democracia liberal. Ni la concepción de Voegelin y Meier sobre el surgimiento de las religiones políticas como sustituto de la fe, ni la concepción de Schelsky sobre el totalitarismo pluralista, cambiaron nada en la comprensión general y exclusiva del totalitarismo como un fenómeno antiliberal y antidemocrático en desacuerdo con las democracias ordinarias de estilo occidental.

Sin embargo, desde que el mundo celebró el triunfo del establishment liberal-democrático y Francis Fukuyama comenzó a hablar del fin de la historia, ciertas tendencias totalitarias han comenzado a emerger muy claramente dentro de los estados liberal-democráticos, lo que puede llevarnos a repensar las propuestas de Schmitt y a entenderlas bajo una nueva luz. Estoy pensando, en particular, en el fenómeno de múltiples capas de la llamada corrección política que impregna todas las realidades del discurso político, social y científico en la civilización occidental actual. En el siguiente artículo, intentaré demostrar cómo esta corrección política, originada por el régimen liberal-democrático desarrollado, tiende a destruir progresivamente su esencia (al menos la esencia que se atribuye y/o autoasigna). Al describir la naturaleza de este fenómeno y sus formas en los entornos norteamericano, europeo y checo, intentaré situarlo en el contexto del desarrollo de la sociedad moderna y documentar la derivación natural de su esencia.

La esencia de lo políticamente correcto

Lo políticamente correcto, en el sentido común del término, se refiere a un conjunto de elementos necesarios para que una determinada acción o expresión de opinión se considere pertinente o no sancionada socialmente. En otras palabras, la corrección política es una especie de marco externo de comunicación que el autor y el lector o el oyente tienen que aceptar si quieren entenderse. En este sentido, desempeña un papel similar al de la propia lengua. Sin embargo, a diferencia de ésta, la corrección política no viene exigida por las características biológicas humanas, sino por ciertas normas sociales impuestas a ambos sujetos ‒el autor y el lector‒ por la sociedad exterior.

En cierto sentido, por tanto, lo políticamente correcto puede equipararse a la cortesía, que también es una forma externa universal de comunicación entre personas de diferentes orígenes. Sin embargo, a diferencia de la cortesía, la corrección política tiene un impacto mucho mayor en el contenido del discurso en sí, y no solo en su forma. Además, las sanciones por violar la corrección política son mucho más severas y duraderas que las que se aplican por violar la cortesía. Porque, como señala Gerard Radnitzky, no seguir lo políticamente correcto es como romper un tabú. La corrección política, como veremos, tiende en realidad a ampliar el abanico de tabúes éticos del orden liberal clásico, como el asesinato, el robo, etc. Por otro lado, elimina a la fuerza algunos de los tabúes tradicionales existentes (el asesinato del niño no nacido, la fornicación, etc.). Esto cambia fundamentalmente el sistema de valores éticos de la civilización occidental.

La corrección política se basa en la convicción de que las ideas de una determinada corriente de valores políticos, esencial y exclusivamente de izquierdas, pueden reclamar una validez universal. Los defensores de estas ideas, mediante una hábil manipulación, utilizando al máximo las posibilidades del Estado y sus instrumentos en la esfera cultural (los medios de comunicación públicos), consiguen subordinar a estas ideas las normas del lenguaje humano, el comportamiento humano, la acción política y, en definitiva, el pensamiento humano. Las unidades ideológicas que la corrección política universaliza de este modo suelen referirse a las cuestiones de las minorías nacionales, étnicas, sexuales o religiosas y a la igualdad de género. Al mismo tiempo, la corrección política es un arma eficaz que ayuda a las minorías desfavorecidas por diversas razones (a veces, sorprendentemente, justificadas) a conseguir fácilmente sus objetivos. Sin embargo, el objetivo final y el elemento omnipresente de la corrección política es la eliminación de una identidad cultural o civilizacional que sigue siendo protagonista en un área determinada. Dado que la corrección política es un fenómeno específicamente occidental, la consecución de su objetivo supone la eliminación concomitante de la identidad occidental.

Regular el lenguaje: el primer ámbito de la corrección política

El cambio de las reglas de uso del lenguaje es uno de los síntomas más evidentes de la corrección política en todo el mundo. En lugar de los términos tradicionales utilizados, la corrección política crea nuevos giros o términos sustitutivos que cambian el significado de lo nombrado. El término existente es inmediatamente tabú en cuanto se sustituye. Un ejemplo clásico es la evolución de los términos utilizados para referirse a un miembro de la etnia negra en Estados Unidos. En lugar del término "negro", la corrección política ha inventado en el pasado el término "de color". En cuanto el significado de este término volvió a ser problemático, la corrección política volvió a sustituirlo por "negro". El término no tardó en ser sustituido por el de "afroamericano". Un proceso similar puede observarse en algunas palabras de la lengua checa. Por ejemplo, el término original "gitano" fue sustituido por "romaní", a pesar de que el término "romaní" se utilizaba anteriormente para referirse solo a un grupo específico de gitanos. Por ello, los alemanes utilizaron el doble término "Roma und Sinti" para referirse a un grupo más amplio de las tribus gitanas originales, pero no a todas.

Cuando existe el riesgo de que se juzgue negativamente a los miembros de un determinado grupo étnico, la corrección política rechaza cualquier debate sobre la etnia. Un ejemplo es la cobertura de los crímenes en los programas de investigación de la televisión pública, en los que el espectador a menudo tiene que descifrar literalmente el origen étnico del autor sobre la base de algunas referencias incidentales (piel morena, pelo negro, etc.). Y ello a pesar de que la información directa sobre esta afiliación facilitaría mucho la búsqueda. En resumen, las reglas de lo políticamente correcto anulan el propósito del propio mensaje.

Las exigencias lingüísticas de lo políticamente correcto para empoderar a las minorías discriminadas suelen ser muy absurdas. Hoy en día, por ejemplo, es muy peligroso pedir un “café blanco” a un camarero negro en EE.UU. utilizando la expresión tradicional. El término ya ha sido fundido y convertido en tabú en términos de corrección política. Hay que frenar el deseo de la bebida en cuestión o ser muy imaginativo para encontrar formas descriptivas.

Una razón muy corriente para las transformaciones políticamente correctas del lenguaje es el discurso de la igualdad de género, que busca deliberadamente apoderarse del lenguaje como el arma más poderosa del hombre posmoderno. Tal vez todas las lenguas de hoy en día estén experimentando cambios que se corresponden con el deseo de las mujeres de tener una cuota de poder. No tendría nada de extraño si estos cambios no se hicieran sin tener en cuenta la lógica interna de estas lenguas y sus reglas. En francés, este problema se planteó en el debate sobre los equivalentes femeninos de expresiones tradicionalmente masculinizadas: monsieur le ministre - madame la/le ministre.

En cambio, en alemán se ha abordado la cuestión del plural común de los sustantivos que existen tanto en forma masculina como femenina. Por ejemplo, el término "estudiantes" (Studenten) se utilizaba tradicionalmente en plural para los alumnos y alumnas. Más tarde, los ideólogos de lo políticamente correcto consideraron que esto era discriminatorio para las mujeres, y este significado se redefinió como estudiantes (Studenten) y alumnas (Studentinnen). Sin embargo, aquí el problema es que no se tiene en cuenta a las mujeres. Por último, se creó una nueva forma plural "unisex" para la mayoría de los sustantivos, añadiendo la terminación femenina "Innen" con mayúscula inicial para demostrar su igualdad con los plurales masculinos. Así, "Studenten" se convirtió en la absurda palabra "StudentInnen", que viola todas las reglas de la lógica gramatical alemana al incluir una mayúscula en medio de la palabra. Por el momento, el lenguaje checo de la corrección política de género se conforma con el uso común de los plurales femenino y masculino, en el que las mujeres suelen ir en primer lugar (estudiantes, ciudadanas, etc.).

Sin embargo, la regulación lingüística también se extiende a ámbitos en los que no se espera. El ejemplo más evidente de la pretensión de validez universal de lo políticamente correcto es su intromisión en el dominio de la religión en el ámbito del lenguaje. La aparición de ediciones políticamente correctas de la Biblia o de libros de oraciones es una prueba de ello. Así, además de Dios Padre, también aparece en estas versiones "Dios Madre", y se producen cambios similares en otros conceptos fundamentales del lenguaje religioso. Incluso en la esfera sagrada, la corrección política es el árbitro último de la calidad del contenido y la forma del mensaje.

Regulación del comportamiento

En la siguiente etapa, la corrección política pasa de la regulación del lenguaje a la regulación del comportamiento no solo de los individuos, sino también de grupos enteros, de la sociedad y del Estado en su conjunto. Como ya se ha mencionado, el objetivo de la corrección política es la destrucción de la identidad. Una forma de lograr este objetivo es subrayar la posición no solo igual sino a menudo privilegiada de cualquier minoría en un entorno cultural determinado. Esta promoción adopta muchas formas, entre las que cabe destacar el principio de discriminación positiva, la acción afirmativa. Su esencia se basa en el principio de igualar, pero también de favorecer y privilegiar todo lo que se considera fuera de la norma o la normalidad en la tradición occidental. La discriminación positiva se dirige a las minorías étnicas, los grupos religiosos y los no heterosexuales (recordemos que, según el lenguaje de lo políticamente correcto, no hay dos, sino cinco géneros).

En los extremos, la discriminación positiva puede adoptar formas muy curiosas: por ejemplo, algunas universidades estadounidenses favorecen a los miembros de minorías étnicas (pero solo a algunos, como los afroamericanos o los nativos americanos), pero con la prueba de la ascendencia biológico-racial hasta el cuarto grado. En otras palabras, un solicitante de asistencia social o trato especial debe documentar la ascendencia biológica de sus abuelos y otros antepasados, incluido el porcentaje de "sangre minoritaria". La metodología de la acción afirmativa es, pues, muy similar a las prácticas raciales del régimen nazi, incluida la llamada "Ahnenpässe", pero con la diferencia de que el objetivo es favorecer a las minorías étnicas. En todos estos casos, se trata de un movimiento racional por parte de las minorías. En su libro The Holocaust Industry (La industria del Holocausto), el autor judío estadounidense Norman Finkelstein utiliza el ejemplo de la utilización del Holocausto para fines que nada tienen que ver con la conmemoración y el legado de esta horrible tragedia del siglo XX para criticar el enfoque utilitario de muchos de sus colegas que han convertido el Holocausto en un concepto industrializado. Lo que vale la pena analizar, entonces, es más bien el comportamiento de la mayoría, que no solo es capaz de acomodar los esfuerzos racionales de las minorías, sino que ella misma se anticipa a estos esfuerzos. Al fin y al cabo, la mera mención de la existencia de una cultura mayoritaria es políticamente incorrecta, como demostró, por ejemplo, el debate sobre el término "Leitkultur" que tuvo lugar en Alemania hace unos años en relación con la integración de los extranjeros en el entorno alemán. En respuesta a los intentos de los políticos conservadores de crear una legislación que obligue a los inmigrantes a introducirse en los principios culturales del espacio centroeuropeo, la izquierda respondió con la sorprendente sentencia de que no hay ninguna cultura que tenga una posición privilegiada en el entorno alemán, y que no puede haberla.

Esto nos lleva a la segunda dimensión de la regulación políticamente correcta del comportamiento, que no tiene como objetivo privilegiar a las minorías y las culturas minoritarias, sino destruir la cultura mayoritaria. Por supuesto, siempre con la conciencia de la liquidación de la identidad como ultima ratio. Esta lucha contra la identidad occidental adopta varias formas. Una de ellos es el intento de suprimir o cuestionar los elementos distintivos de la cultura occidental. Como escribió el teólogo Henry van Til, "la cultura es la religión encarnada". Por lo tanto, la embestida de la corrección política se centra principalmente en el cristianismo. Se pueden encontrar ejemplos en todo el mundo de la civilización occidental. La primera asociación que nos viene a la mente es la destrucción de símbolos religiosos: la retirada de las cruces de las escuelas bávaras ante la insistencia de los padres de un único alumno de otra religión que se sentía ofendido por la presencia de la cruz en las aulas, la retirada del belén de las escuelas del norte de Italia, o la retirada de las cruces y las tablillas de los Diez Mandamientos de los juzgados estadounidenses y otros espacios públicos.

Sin embargo, mientras que los esfuerzos de neutralidad religiosa en la esfera pública son más antiguos (en Francia, la laicidad es uno de los principios constitucionales fundamentales desde principios del siglo XX), en la esfera privada esta injerencia ya se produce exclusivamente bajo la bandera de lo políticamente correcto. Los Boy Scouts of America, por ejemplo, se libraron por poco de una enmienda a sus estatutos ordenada por un tribunal que prohibía el reclutamiento de homosexuales activos como líderes scouts. Pagaron su victoria en el Tribunal Supremo con el desprecio de una serie de organizaciones e instituciones públicas activadas por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), la personificación de lo políticamente correcto en Estados Unidos. Además, ni siquiera los Boy Scouts han resistido la presión de lo políticamente correcto para cambiar la redacción del juramento de los nuevos miembros y permitir una versión atea de la Promesa Scout.

Sin embargo, la influencia del cristianismo también está limitada por medios mucho más radicales: por ejemplo, la posibilidad de desacralizar libremente los símbolos cristianos en el arte o la literatura, o la actitud a priori negativa de la mayoría de los medios de comunicación, especialmente los públicos, hacia las confesiones cristianas. Sin embargo, quien quisiera desacralizar de la misma manera cualquier otra religión que no sea la que constituye la identidad occidental se encontraría con el mal. Nos encontramos así con una interesante paradoja: la corrección política, que a su vez niega oficialmente la existencia de fuentes específicas de la identidad occidental (por ejemplo, sus raíces cristianas), en sus actividades para eliminar estas fuentes, confirma efectivamente este papel, al tiempo que demuestra que es de hecho muy consciente de ello.

Además de la religión, la corrección política también ataca otros símbolos de la cultura occidental. Esto es evidente, por ejemplo, en los incesantes esfuerzos por cuestionar y luego desmantelar la familia como la principal forma de vida legitimada en la sociedad occidental. La promoción de formas de vida alternativas (que favorecen a las minorías) y, a la inversa, la discriminación de la familia y el matrimonio tradicionales como elemento institucional central (que perjudica a la mayoría) en la actuación de muchos Estados son prueba de ello.

Regulación del pensamiento

Mientras que la regulación del lenguaje y la regulación del comportamiento son síntomas muy obvios y fáciles de describir de la presencia del discurso de la corrección política, su carácter totalitario solo se hace evidente en la tercera etapa de su progresión: la regulación del pensamiento. Sin embargo, es precisamente el logro de un estado de autorregulación total del pensamiento, la definición de nuevos criterios morales y la conciencia de lo que es y no es aceptable y apropiado lo que constituye el objetivo último de la corrección política. En este sentido, la corrección política ha tenido más éxito que los regímenes totalitarios clásicos, que en su mayoría se centraban únicamente en la regulación del lenguaje y el comportamiento.

La etapa de autorregulación ya no requiere la intervención externa y la corrección política ya no necesita el apoyo institucional externo (por ejemplo, en los medios de comunicación públicos, los partidos políticos y las ONG). El grado de autorregulación alcanzado lo revelan las encuestas de opinión pública con preguntas adecuadamente elegidas. Cuando se realizó una encuesta de opinión pública en Alemania tras el reciente llamado caso Hohmann (1), la mayoría de los encuestados (80%) expresó un fuerte desacuerdo con las opiniones de este político conservador. Poco después, se preguntó al público sobre las opiniones de Hohmann sin nombrarlo explícitamente, y un grupo igualmente amplio (80%) estuvo de acuerdo con ellas. Esta encuesta demostró, por tanto, que la población ya había aceptado las actitudes mediáticas políticamente correctas hacia el portador concreto del mensaje (Hohmann), pero no hacia el mensaje en sí, que aún no entraba en la esfera del tabú autorregulador.

En la regulación del pensamiento, los medios de comunicación desempeñan un papel central, y casi en su totalidad los medios públicos, que están coordinados por la esfera política y al mismo tiempo no están sujetos a la ley de la oferta y la demanda. En lugar de proporcionar entretenimiento, su objetivo es educar y formar al público, por supuesto en el espíritu de las élites intelectuales que influyen en él. Los medios de comunicación de servicio público también son propagadores de mitos y estereotipos modernos que, a diferencia de los estereotipos culturales clásicos, pretenden una verdad universal e incuestionable.

Un ejemplo de este "estereotipo al revés" es la tesis de la supuesta discriminación salarial de las mujeres, que en la República Checa alcanza el nivel de un veinticinco por ciento de diferencia salarial. En realidad, esta diferencia dentro de una misma profesión (y solo ahí se puede observar) no supera el 4%, según las estadísticas oficiales del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. La diferencia, a menudo citada, de un cuarto de punto porcentual solo se debe a la diferente distribución de la mano de obra femenina y masculina en las distintas profesiones (feminización de algunos sectores, como la educación, y masculinización de otros, como la metalurgia y la extracción de minerales y carbón). Sin embargo, la mencionada acusación de una monstruosa discriminación salarial contra las mujeres puede encontrarse en documentos oficiales y presentaciones en los medios de comunicación y opera según los principios de un estereotipo arraigado. Sin embargo, no se puede negar: es políticamente incorrecto, con toda la clasificación que ello conlleva.

Un ejemplo similar es el estereotipo de la llamada corrección histórica, un síntoma clásico de la corrección política en Alemania. Sus normas hacen imposible la investigación histórica sobre ciertos temas del pasado. Ciertas verdades se consideran inmutables y no se permite investigar sobre ellas (por ejemplo, el tema de ciertos crímenes cometidos por el Ejército Rojo en el Frente Oriental durante la conquista de la Alemania nazi fue durante mucho tiempo tabú y su misma investigación era "históricamente incorrecta").

Cuando hace unos años se organizó en Alemania una exposición sobre los crímenes de la Wehrmacht, su intención y el material presentado fueron incuestionables en Alemania, aunque muchos expertos eran conscientes de las dificultades fundamentales del concepto. Debido a la finalidad de la exposición ‒mostrar la criminalidad del ejército alemán (considerado todavía en los años 50 y 60 como una organización no criminal tras las conclusiones del Tribunal de Núremberg)‒ no se podía discutir nada que dificultara su consecución. Solo el historiador polaco Bogdan Musial desbarató el concepto de la exposición al señalar el hecho (conocido por muchos expertos, pero no declarado oficialmente) de que en muchos casos las imágenes que representaban crímenes brutales no tenían como protagonistas a soldados alemanes, sino a miembros del Ejército Rojo y del NKVD. Curiosamente, ninguno de los cientos de miles de visitantes alemanes, a menudo antiguos soldados, señaló la evidente diferencia entre los uniformes de las fotos (estos uniformes no eran claramente alemanes). La institucionalización de la reivindicación de la verdad en el régimen de lo políticamente correcto hace imposible negar una mentira flagrante si tal negación compromete los objetivos de lo políticamente correcto.

Conclusión: La corrección política como elemento del totalitarismo pluralista

Llegados a este punto, podemos volver a la pregunta original: ¿es posible ver la corrección política como un elemento de tendencias totalitarias dentro del Estado democrático liberal moderno?

Como dije en la introducción, para los teóricos clásicos del totalitarismo, Arendt, Friedrich y Brzezinski, el orden democrático es absolutamente opuesto al totalitarismo. Por supuesto, la definición estructural-funcional del totalitarismo no nos permite considerar el régimen de lo políticamente correcto como totalitario, ya que sólo cumple dos de los seis elementos necesarios para el totalitarismo: el elemento ideológico y el monopolio de la información.

Sin embargo, la concepción del totalitarismo expuesta por los representantes de la Escuela de Sociología de Leipzig, que veían el totalitarismo como un producto lógico de la sociedad industrial moderna, ofrece una perspectiva algo diferente. Según Arnold Gehlen y Hans Freyer, el orden social industrial contiene elementos totalitarios inmanentes. Hans Freyer habla en este contexto de los llamados "sistemas secundarios". Mientras que el orden social tradicional de la época premoderna se construye "auf gewachsenem Grunde" (metáfora de continuidad con la naturaleza: "sobre una base de desarrollo orgánico"), la sociedad moderna se basa en "sistemas secundarios". Freyer los considera "tipos ideales" que permiten aislar y analizar elementos individuales del orden social moderno: sobre todo, los sistemas de producción, consumo y administración.

La producción se basa en el intento de organizar y distribuir el trabajo, de racionalizar todos los factores de producción y de transformar al trabajador en una máquina de trabajo. El consumo se basa en el principio de ofrecer todo a todos, según el lema: "el nivel de vida es el dios de la época y la producción es su profeta". Por último, el sistema de administración aporta un nuevo tipo de autoridad: la administración burocrática que sustituye a las autoridades naturales de la época premoderna. Los sistemas secundarios crean un nuevo tipo de hombre, sin valores tradicionales y sin una base natural. El totalitarismo encuentra un terreno fértil en esta etapa, según Freyer, porque ofrece respuestas fáciles a las complejidades del orden social actual y encuentra un culpable específico de los males de nuestro tiempo: el judío, el capitalista, el kulak. El sistema administrativo moderno aumenta la amenaza del totalitarismo y facilita la aplicación de mecanismos totalitarios en todas las esferas de la vida humana.

Freyer ve dos formas resultantes del Estado moderno: el Estado totalitario clásico en Oriente, el Estado del bienestar en Occidente. Pero mientras Freyer ve el estado de bienestar occidental como beneficioso dentro de las posibilidades que ofrece la modernidad, Gehlen y Schelsky se basan en este concepto al ver el estado de bienestar como secretamente totalitario también. Esto se debe a que, a diferencia del Estado anterior, el Estado del bienestar pretende proporcionar a las personas todas sus necesidades sociales y culturales, pero al mismo tiempo controlar estas necesidades y los ámbitos correspondientes. Esta idea es desarrollada en particular por Roland Huntford, quien, a partir de un análisis del modelo sueco, concluye que el sistema de bienestar es la base de un nuevo totalitarismo que conduce al crecimiento de la planificación, la burocracia y el conformismo de los medios de comunicación.

Si se analiza la corrección política en el contexto de esta teoría sociológica del totalitarismo de Leipzig, su esencia aparece bajo una nueva luz. La corrección política es aquí un producto específicamente occidental, derivado de los valores liberales clásicos, pero que los destruye al mismo tiempo. El liberalismo clásico, aplicado a la esfera de los valores, ha llevado a la relativización de valores que antes se consideraban indiscutibles y universales. La corrección política consiste en que esta relativización reclama un carácter universal y se absolutiza (en palabras del Papa Benedicto XVI, cuando aún se llamaba Cardenal Ratzinger).

Esta es, después de todo, la conocida paradoja de la filosofía postestructuralista, que eleva su tesis de la inexistencia de la verdad al nivel de una revelación incontestable. Al hacerlo, se aleja del liberalismo clásico e incluso destruye las libertades tradicionales de las que depende (libertad de expresión, libertad de pensamiento, libertad de religión). Al mismo tiempo, sin embargo, vemos una línea de desarrollo consistente desde la Ilustración y el liberalismo clásico hasta el totalitarismo relativista. En este contexto, muchos recuerdan el famoso dilema de Böckenförde, según el cual el Estado laico moderno está construido sobre principios que no puede garantizar por sí mismo. De hecho, este dilema puede aplicarse sin falta a la propia sociedad moderna posterior a la Ilustración.

La suposición de que el totalitarismo relativista es quizás más moderado que el totalitarismo clásico del pasado es, por supuesto, errónea. Los principios de ambos sistemas son idénticos. La corrección política cuestiona todas las verdades, excepto la que afirma que no hay verdad. Sin embargo, esta verdad es universalmente válida y su negación es inaceptable. Esta es también la base para la aplicación concreta de las reglas de la corrección política a la vida del individuo y de la sociedad. Hay que destruir todas las fuentes tradicionales de la verdad y sus soportes institucionales.

Así se justifica el hecho que afirmé al principio de este estudio a partir del análisis empírico: el principal enemigo de lo políticamente correcto es la identidad, como elemento institucionalizador de la verdad. Sin identidad, no hay verdad. Y como la corrección política es un fenómeno occidental, el enemigo es sobre todo la identidad de Occidente, es decir, la propia cultura occidental. Este enemigo es ciertamente incorpóreo, pero en su función de culpable sistémico y enemigo universal, cumple la misma función para la corrección política que el judío para el nazismo o el capitalista para el comunismo. Por lo tanto, cumple plenamente las condiciones de la concepción del totalitarismo de Freyer.

La única diferencia es que la corrección política es un elemento de la tradición del sistema liberal-democrático post-Ilustración. Convertido en la única forma de gobierno universalmente legítima en el mundo tras el fin de la Guerra Fría, y habiendo perdido así la razón para definir sus orígenes civilizatorios frente a un Oriente dominado por el totalitarismo, este sistema se ha entregado al mismo tiempo al reino de lo políticamente correcto, que destruye los cimientos sobre los que descansa el sistema liberal-democrático, con mucha más eficacia que cualquier fuerza armada externa.

Notas:

(1) El actor de este caso, un diputado del Bundestag por la región de Fulda (Alemania), impugnó hace varios años la tesis de que el pueblo alemán es colectivamente responsable del Holocausto y que esta culpa forma parte de la identidad alemana. Hohmann apoyó su afirmación diciendo que sostener tal punto de vista es tratar de hacer a los judíos responsables de la Revolución Rusa simplemente porque la mayoría de sus líderes eran judíos. Según Hohmann, ambos enfoques son igualmente absurdos. Por estas declaraciones, Hohmann fue expulsado de la CDU y del Bundestag.

Fuente: Conferencia de Vojtěch Belling, PhD, en el seminario del Instituto Cívico "El mundo 4 años después del 11-S", 14 de octubre de 2005. Adaptado de la revista Distance nº 3/2005.