¿Por qué tantas desigualdades? Entrevista a Guillaume Travers


Las desigualdades socioeconómicas jamás han sido tan grandes como hoy en día. Un hombre, por sus publicaciones y su aura mediática, se considera el «pensador» de estas desigualdades: Thomas Piketty. Es contestado en la actualidad por un joven universitario, Guillaume Travers, que cuestiona algunas de sus presuposiciones en un reconfortante trabajo titulado «Por qué tantas desigualdades», editado por la Nouvelle Libraire. Encuentro con este rebelde.

Más que el análisis de Thomas Piketty sobre el capitalismo, usted parece denunciar prioritariamente sus remedios. ¿Piketty, buen diagnosticador y mal farmacéutico?

Es más profundo que eso. Hay tres cosas. Primero, la constatación. Piketty constata un aumento masivo de la desigualdad en los últimos decenios y en la mayor parte del mundo, en particular en los Estados Unidos. En este punto, no hay nada que objetar. En segundo lugar, está el análisis de las causas, que debe conducir a prescribir soluciones. En estos dos puntos, su mensaje es muy cuestionable. Básicamente, Piketty nos dice que podemos conservar todo de la modernidad ‒individualismo, fronteras abiertas, derechos humanos‒ mientras luchamos contra las desigualdades. En mi opinión, esta es la mayor mentira: las desigualdades son precisamente la consecuencia de un proceso histórico de abolición de todas las diferencias no cuantitativas. Cuando no queda más que un gran mercado mundial, cuando todo se compra y se vende entre hombres indiferenciados, las únicas distinciones que quedan son las diferencias de ingresos y de riqueza: las famosas desigualdades. Piketty se niega a ver todo esto, porque sigue apegado al hombre sin raíces, sin fronteras, simplemente provisto de "derechos". Se niega a pensar en cualquier comunidad que pueda ser un obstáculo para el mercado.

Criticar a Piketty, cuya obra ya es consecuente, en pocas páginas: ¿audacia, impertinencia o crítica dirigida?

El trabajo de Piketty es un trabajo en progreso: dos libros de más de mil páginas cada uno, muy ricos, pero también con mucha repetición. Todo lo que digo en unas pocas páginas podría, por supuesto, desarrollarse mucho más, lo que probablemente haré algún día. Pero la brevedad tiene sus virtudes: más allá de un largo argumentario que se desborda en todas las direcciones, para tratar de tocar el núcleo del argumento de Piketty, para poner de relieve el defecto fundamental del que se deriva todo lo demás. Esto es lo que intento hacer. Este trabajo de síntesis permite ciertamente criticar a Piketty, pero me parece que también permite comprenderlo mejor: muchos de sus lectores se pierden, se ahogan en el torrente.

París, escaparate de la desigualdad o símbolo triunfal de cada individuo encerrado en sí mismo.

Los dos van juntos. El núcleo de mi argumento consiste en decir que la desigualdad es un fenómeno moderno. En las sociedades tradicionales, la desigualdad monetaria es relativa, ya que el estatus social de una persona está determinado por otros valores: el coraje militar, el conocimiento, la excelencia en el dominio de un arte, etc. Solo cuando las comunidades se han disuelto, cuando solo quedan los individuos, cuando la sociedad se ha convertido en un vasto mercado, es cuando las desigualdades monetarias nos golpean con fuerza: eso es todo lo que queda. La desigualdad y el individualismo son las dos caras de la misma moneda. Y, por supuesto, este fenómeno alcanza sus máximas proporciones en las grandes ciudades (París, pero también Londres o Nueva York), simplemente porque es en las grandes ciudades donde la disolución de las comunidades tradicionales ha alcanzado su fase más avanzada. En las grandes ciudades, todo es anónimo, no conoces a tu vecino. Lo único que ves es su bolso de Vuitton o sus gafas de Ray Ban. En Londres, los brokers con grandes bonificaciones cambian de coche cada tres meses porque no quieren ser vistos con los modelos de otros brokers con bonificaciones más pequeñas. Tal vez pase lo mismo en París.

Thomas Piketty sugiere la creación de una agrupación euroafricana para reducir las desigualdades. ¿Son los nuevos barrios de chabolas que se forman al norte de París los inicios de esta unión?

Piketty, que es incapaz de pensar en una comunidad arraigada, solo piensa en la "comunidad mundial" abierta. Los barrios de chabolas del norte de París no están a punto de desaparecer y, de hecho, se extenderán todavía más. Tanto más cuanto que la apertura de las fronteras siempre permitirá a los muy ricos trasladarse a unos pocos islotes preservados: este es el papel objetivo que desempeñan, hoy en día, ciudades como Ginebra o Singapur a escala mundial. Al abrir nuestras fronteras, tanto para los ricos como para los pobres, estamos allanando el camino para una considerable polarización de las poblaciones en todo el mundo. Océanos de pobreza y unas pocas microzonas preservadas, con sedes sociales, las mejores escuelas, etc. Pero ni siquiera estas zonas tendrán nada que envidiar: serán los refugios de una aristocracia puramente financiera que ha sido totalmente deculturada y desarraigada.

Las desigualdades están en todas partes, a menudo son demasiado evidentes. ¿Debemos, sin embargo, sucumbir al igualitarismo y promover la indiferenciación?

La desigualdad aparece como un fenómeno específicamente moderno, el fruto alterado de un mundo en el que los individuos ya no están conectados entre sí, excepto por los valores monetarios. Por el contrario, las sociedades tradicionales formaban parte de un universo regido por una escala de referencias y diferencias, más cualitativas que cuantitativas, todas ellas imbuidas de valores no mercantiles. Centrarse demasiado en las desigualdades es condenarse a no entender nada del malestar contemporáneo y abstenerse de corregir sus efectos perversos. Fuente: parisvox.info